Una de las consecuencias que suelen sufrir nuestros alumnos después de las primeras sesiones en nuestro centro de artes marciales en Atocha, Madrid, son las agujetas. Cuando se ha pasado un largo periodo sin  hacer apenas ejercicio y sometemos a nuestro cuerpo a un esfuerzo al que no está acostumbrado, aparecen al día siguiente las incómodas agujetas. No es un problema grave, aunque sí molesto.

La práctica de artes marciales en Atocha, Madrid, nos obliga a utilizar paquetes musculares que, en el día a día, no empleamos de forma habitual. Hay una teoría muy extendida que explica la aparición de esta molestia debido a la formación de cristales de ácido láctico en los músculos, y esos cristales son los causantes del dolor que aparece unas horas después de haber trabajado paquetes musculares por encima de lo que es la costumbre habitual.

Sin embargo, existe una enfermedad, algo extraña es cierto, por la que el organismo de algunas personas no tiene capacidad de producir ácido láctico y quienes la sufren, está demostrado, después de un sobreesfuerzo físico también padecen de agujetas. Por este motivo la ciencia ha buscado nuevas explicaciones para este problema.

Las agujetas podrían deberse a una inflamación producida por desgarros microscópicos en las fibras musculares, eso explicaría que el dolor aparezca unas 24 horas después de haber realizado el esfuerzo. Ahora bien, si el dolor se inicia mientras se está en pleno esfuerzo o en los momentos inmediatamente posteriores podríamos estar ante una lesión muscular de otro tipo.

Para eliminar las agujetas, sea cual sea su causa, sólo hay un remedio infalible: El tiempo. Al cabo de unos días el dolor desaparecerá totalmente. Entre tanto el próximo día que vengas al Gimnasio The Muscle III procura realizar ejercicios suaves con la zona afectada.