Como gimnasio de artes marciales en Arganzuela (Madrid) queremos dedicar este post a repasar las diferencias entre esta práctica y la defensa personal, algo que también puedes descubrir en nuestras instalaciones. Lo cierto es que son dos conceptos vinculados entre sí y con raíces comunes, pero a los que separan algunas cuestiones que es importante conocer.


Las artes marciales son una práctica deportiva cuyo objetivo es la autodisciplina, el fortalecimiento del cuerpo. Para ello se orquestan combates convenidos con muchas reglas. Nos ayudan a mejorar los reflejos, la movilidad y el estado físico en general. En el Gimnasio The Muscle III te recordamos que, por su parte, la defensa personal aplica destrezas motoras complejas. Esto es así porque, si en algún momento hay que aplicar lo aprendido en situaciones de peligro, no habrá orden ni reglas como hay en las artes marciales. Es decir, no tendremos el mismo tiempo de reacción y nuestro oponente no será nuestro “compañero”.


Con nuestras clases artes marciales en Arganzuela (Madrid) se refuerza el valor de la humildad y el respeto por el oponente. Como decíamos antes, en la defensa personal se emplean destrezas motoras gruesas. Movimientos sencillos, pero contundentes. Movimientos primarios fáciles de aprender, intuitivos y sencillos de mantener en el tiempo. Se trata de interceptar o parar una eventual agresión de forma rápida y efectiva. Un ataque fortuito será siempre más violento, rápido y sin reglas. Además, el agresor se valdrá del factor sorpresa. Por eso, para que la toma de decisiones en estas situaciones no sea complicada y lenta, es importante estar preparados y formados en el ámbito de la defensa personal. Nosotros te ayudaremos.